El desarrollo ambiental, económico y social son la clave fundamental para conectar todos los sectores productivos. Por eso Colombia le apunta a la economía del hidrógeno verde y al uso de las energías alternativas, combatiendo el cambio climático y todas las consecuencias que esto genera.

Es el momento de crear estrategias orientadas a la mitigación del cambio climático.  La descarbonización de la economía se convierte hoy en un referente de la nueva industria, aportando positivamente al cuidado y la preservación del planeta.

Cuál es el objetivo

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en los sectores de la economía que son más difíciles de mitigar, mediante la producción del hidrógeno verde y sus derivados a partir de energías renovables.

Colombia tiene dos grandes ventajas en el marco de la producción, exportación y comercio del hidrógeno verde: la alta disponibilidad de fuentes de energía renovable en La Guajira y el nexo que tiene nuestro país entre Centroamérica y Suramérica. Además, sus dos océanos son un factor clave para comercializar esta fuente de energía alternativa.

Para el 2021 la hoja de ruta proyectaba “una demanda interna en Colombia de 1,6 – 1,8 Mt de hidrógeno en 2050, con un potencial solar que tan solo en la región de La Guajira alcanza 42 GW. Si todo este potencial renovable se explotase en la producción de hidrógeno verde, después de su conversión se podrían obtener hasta 3,2 Mt o 5,8 Mt (incluyendo el potencial offshore). Por tanto, hay posibilidad de suplir la demanda de hidrógeno de Colombia a 2050 con el potencial que ofrecen las renovables”. (Tomado del blog BID mejorando vidas, energía para el futuro).

La transición energética

En este escenario, la transición energética se convierte desde ya en un fuerte potencial para producir hidrógeno verde y liderar una economía apalancada en energía sostenible, más aún cuando nuestro país cuenta con los recursos naturales suficientes para generar las energías renovables como la eólica y la solar.

“Colombia cuenta con importantes reservas de petróleo, gas natural y carbón que le proporcionan una posición cercana a la autosuficiencia en combustibles y que podrían utilizarse para la producción de hidrógeno azul mediante la captura y el almacenamiento de carbono (CCUS)”. (Tomado del blog BID mejorando vidas, energía para el futuro).

Energía 100% renovable, limpia y sostenible

El gran desafío es crear ideas innovadoras que generen soluciones para lograr la transición energética. La meta para el país hoy es tener una energía limpia, confiable y accesible para todos. Más aun cuando contamos con tantas ventajas estratégicas para el desarrollo sostenible y económico del país.

“Los análisis demuestran que a partir de 2030 se podrá producir hidrógeno verde en algunas regiones, alcanzando paridad de costes al hidrógeno azul. En la región de La Guajira, en 2027 se alcanzaría la paridad de precios del hidrógeno eólico con el hidrógeno azul (por gasificación del carbón); y en 2037 se alcanzaría el punto de equilibrio del hidrógeno solar”. (Tomado del blog BID mejorando vidas, energía para el futuro). Entonces, es claro que cuando hablamos de hidrógeno verde nos referimos a una solución energética efectiva e innovadora para la sociedad, que impactará de manera positiva el crecimiento de la economía, la creación de nuevas industrias, la generación de nuevos empleos y la reducción de las consecuencias ambientales de la quema de combustibles.

En Comercializadora REVI ya estamos trabajando en traer los mejores productos para la generación de hidrógeno verde y desarrollando pilotos con importantes empresas alemanas y británicas, si quieres saber más no dudes en contactarnos.