Una ruta bilateral hacia el futuro sostenible

|

Sector energético

Una ruta bilateral hacia el futuro sostenible

Imagen Karlskrona

Somos proveedores estratégicos de uno de los proyectos más estratégicos para Colombia y Panamá: la interconexión eléctrica que integrará la región y que promoverá un abastecimiento energético diversificado, seguro, confiable y amigable con el planeta.

Una línea de transmisión en corriente directa de hasta 600 kilómetros de longitud, entre las subestaciones Cerromatoso (Córdoba, Colombia) y Panamá II (provincia de Panamá), es la apuesta de ambos países para generar más competitividad y crecimiento económico en los territorios. 

Este sueño, que nació hace una década, fue el resultado de la suma de voluntades de ambos gobiernos para facilitar el intercambio eficiente y asequible de electricidad. Además, es una promesa hacia la construcción de una visión que integre también a México y América Central. 

Para lograrlo se han marcado varios hitos

 

– 2009: se constituyó la sociedad Interconexión Eléctrica Colombia Panamá –ICP– entre la colombiana ISA y la panameña Empresa de Transmisión Eléctrica –Etesa–.

– 2013: se firmó un acuerdo de construcción. Sin embargo, solo se activó hasta 2014 con la realización de estudios sociales, ambientales y técnicos. 

– 2019: la iniciativa tiene un nuevo impulso gracias a la firma del Acuerdo bilateral entre los mandatarios de Colombia, Iván Duque Márquez, y de Panamá, Juan Carlos Varela Rodríguez, para renovar la voluntad política y avanzar hacia su realización.

 

Un reto de alta ingeniería

Este proyecto fundamental de desarrollo es un hito en innovación que sumará el talento de las personas, la alta calidad de los insumos y equipos, la capacidad de infraestructura para traspasar fronteras, y el respaldo, el liderazgo y la asesoría de proveedores como Revi.  

La obra contempla la construcción de un corredor ambiental, un proyecto de electrificación de las comunidades en el área de influencia y un cable submarino de 130 kilómetros ubicado hasta a 300 metros de profundidad. Esto último implica la realización de un estudio de batimetría para identificar las características del suelo del mar para proteger los cables de corrientes y barcos. 

A propósito, Mario Ortega, líder comercial para Latinoamérica de NKT, aliado comercial de Revi con más de 112 años de experiencia en la fabricación de cables de alta tensión y submarinos, explica que “esta es una solución que contempla la transición entre las energías corriente a la continua a través de cables de hasta 400 milímetros de diámetro. Un procedimiento que se realiza cuando se supera una distancia de más de 50 kilómetros para evitar la reducción significativa de voltaje”.  

 600 km de longitud 

 

Línea de transmisión en corriente directa entre Colombia y Panamá

130 km

 

Tramo submarino

Hasta 600 megavatios

 

Capacidad de transporte

450 kW

Voltaje

PONTE EN CONTACTO